jueves, 10 de diciembre de 2009

Valor

Que somos lo que valemos, que valemos lo que creemos valer, que tenemos que aprender a valorar nuestros esfuerzos y a nosotras mismas, que...

Puro cuento de autoayuda. Pero, hay que decirlo, es bien cierto.

La cosa es ¿cuánto vale hacernos valer? Y, ya que estoy desvelada, doy vuelta la pregunta: ¿cuál es el costo que pagamos por no hacernos valer?

A la hora de decidir algo (lo que sea) se ponen en juego distintos miedos: a enfrentarnos al otro, a un fracaso, a lo que vendrá, a lo que no vendrá, a soltarnos de la mano de lo conocido, a encarar lo "por conocer". También, ¿quién te dice? está el miedo a ser mejores, porque, como se supone que no hay vuelta atrás para algunas cosas, también suponemos que si avanzamos un paso nunca más podremos retroceder. Entonces, si somos mejores, tenemos la obligación de serlo todavía más, mañana o pasado.

¿Quién lo dice? ¿La sociedad?, ¿la familia?, ¿la tele?, ¿uno mismo?, ¿todo eso junto?

¿Es que hay, sí o sí, que avanzar todo el tiempo? No lo sé.

La cosa es probarse y probarnos que podemos cambiar, que podemos hacer y deshacer, que para quietud están la muerte o la desesperanza.

Por el momento, la espera. Pero también, es época de balances; y ¿por qué no, de una buena vez? de año nuevo, vida nueva. Es el momento de abrir caminos, en realidad, todo el tiempo es tiempo de abrir nuevas sendas.

Cada vez que sentimos que nos estancamos, que caímos en la excesiva tranquilidad que nos da la rutina.

8 comentarios:

La candorosa dijo...

Siempre es tiempo de iniciar cosas nuevas, cambios y reformas que nos ayuden a continuar con una vida que nos haga bien, y que la podamos iluminar con nuestra esencia, sin "versos"!!

Vamos, que no es necesario cambiar de almanaque para iniciar cambios!!

Excelente post, doña!!

Besotes!

Milenius dijo...

Gracias, Candorosa, usted siempre de buen ánimo y tan atenta.

No es necesario cambiar el almanaque, pero ¿vio? Algunas decisiones que uno está tomando y que coinciden justo con el cierre del año...

En fin, como sea, vamos siempre pa'lante, doña.

¡Besazos!

Cris dijo...

Menos mal que el tiempo lo dividimos en años, y así de vez en cuando hay excusas para hacer balances.
:)

Besitos a todas.

Milenius dijo...

Sí, Cris, y, sobre todo, ¡para ver lo que hemos hecho bien y tratar de ver cómo arreglamos lo que hicimos mal!

besos.

tia elsa dijo...

Creo que lo importante es hacer lo que quermos hacer, es decir no porque lo imponga el afuera. Es un tema lindo para debatir, incluso con una misma. Besos tía Elsa.

Milenius dijo...

Hola, tía Elsa, bienvenida por aquí.

Tenés razón, toda la razón pero... ¿por qué será que nos cuesta tanto?

Para debatir con una misma y con las otras, cómo no.

Un beso y gracias por pasar.

Laura dijo...

eso me pregunto yo en estos momentos de mi vida, hay que avanzar todo el tiempo?

y estoy tan rebelde que no quiero ni balance ni nada, aunq la tranquilidad sea excesiva, no pienso hacerlo


y no es a usted que le digo estas cosas, me las digo a mi misma, pero bueno el tema del post me calzó justo che

besotes

Milenius dijo...

Tal cual, Laura: a veces creemos que somos como un negocio. A fin de año, balance general y estado de resultados.
¿Y si no tenemos ganas? te lo recuerdan todo el tiempo... ¿qué hiciste? ¿qué no hiciste? ¿qué te falta?
Bueno, tranqui, dejame estar un rato en paz. Si perdí o gané, ya me daré cuenta en algún momento.
Al fin y al cabo, si estamos contentos, será que hicimos cosas bien. Si hay inquietudes y/o malestares, de a poco se verá.
Un beso.
Sí, todo lo que decimos nos lo decimos a nosotras mismas...