sábado, 10 de octubre de 2009

Caza de brujas

Cada vez que se escucha la frase de "caza (y posterior matanza, claro) de brujas" viene a la cabeza la imagen de la cofia, el vestido negro, el delantalcito y la santa inquisición (así, con minúsculas). Bien, caza de brujas de los pueblos originarios también hubo, tan crueles como implacables, ya que quienes ejercían ese derecho eran los españoles. Luego la cadena empezó a armarse y no cesó tiempo más tarde, llegaron a acusarse entre familias, entre las hechiceras de tribus vecinas pues, quién no aprecia su pellejo. Quizás eludir el tormento, sino evitar que fuera largo.
Lorenzo Deus cuenta:
...Esta hoguera se preparó entre dos árboles de cuyas ramas las descolgaron con unas sogas, atadas de la cintura y las dejaron caer sobre las llamas del fuego. Era un espectáculo desagradable y horroroso ver aquel cuadro espantoso. Las brujas saltaban en todas direcciones como pruebistas en los trapecios cuando fueron puestas en las llamas de la hoguera, hasta que se cortaron las sogas con el fuego y cayeron en las brasas donde se carbonizaron.
Che, no se espanten, que no porque no se lea, no pasó. El ñandú es el que esconde la cabeza, nosotros no tenemos cómo porque sencillamente, no se debe hacer. Claro que algunas zafaban aún cuando fueran torturadas, por ej. Pedro Andrés García en su viaje a Salinas Grandes dio amparo a una india que, después de ser arrastrada con un dogal al cuello, fue abandonada en el campo y durante quince días se alimentó de hierbas y huevos de aveztruz.
Una "bruja" en la tribu tehuclehe de Kanquel, fueron apuñalados y quemados sus pies para que no pudiese andar y llevar maleficios a otras personas después de muerta (tampoco viva se me hace, ¿no?),  la acusación fue la muerte del hijo del cacique que fue por tuberculosis en realidad.
Me vino a la memoria un libro que leí hace unos años y que aún da vueltas en la biblioteca de mi casa, Mujeres indígenas de la pampa y la Patagonia, de Norma Sosa; de allí extraigo este pequeño fragmento de vida de las pehuenches.

No toda la caza de brujas la hizo la inquisición como siempre nos vendió jólligud.
Hay muchos relatos todos documentados de la vida de valerosas mujeres que habitaron este suelo antes de la llegada de los "blancos". Algunas sabían de antemano que si sus maridos morían, ellas también debían estar en la tumba, dentro de ellas aunque estuvieran vivas, pero muchos eran buenitos y les daban un lindo piedrazo en la cabeza como para atontarlas y que no hicieran "barullo" cuando les tocaba acompañar al marido en su tránsito final.
Pienso que, menos mal que no me tocó, pienso que... menos mal que vivo en un tiempo en el que puedo levantar la voz sin riesgo a que me corten la lengua.
No estamos en el paraíso, pero tenemos herramientas y ganas.


9 comentarios:

Cris dijo...

Me ha encantado el mensaje final.
Besos a todas.

La candorosa dijo...

La historia de la humanidad nos muestra que en todo el planeta y en diferentes épocas, la mujer ha sido callada, maltratada, condenada, asesinada, postergada... y varios etcéteras más.

Y como usté bien dice, hoy, no estaremos en el paraíso, pero las herramientas para hacernos oír, está!!!

Revelar la razón por la cual desde un principio de los "tiempos" la mujer viene padeciendo todo esto, sería interesante ¿no?

Abrazotes!!

Milenius dijo...

La caza de brujas continúa: están los que no quieren que seamos dueñas de nuestros cuerpos, por ejemplo, y nos quieren decidir por nosotras cuántos hijos debemos tener, los que no nos permiten abortar aun habiendo sido violadas (aunque al respecto ya tengamos leyes que nos amparan), los que no nos permiten abortar en ningún caso y miles de cosas más de las que, como dice Candorosa, sería interesante revelar las causas.
Los cazadores, además, cuentan con un arma efectivísima: grupos de mujeres que se vuelven en contra de sus propias congéneres.
De a poco estamos saliendo adelante, eso no se puede negar.

Besos.

Lores Jane´s dijo...

Al leer este post se me vino a la cabeza algo: si mataban a las "brujas" sean blancas o negras, por su adoracion al diablo, por matar animales, por predecir enfermedades...por que no hacian lo mismo con los Alquimistas? Eran hombres (en su mayoría)que querían ir contra la naturaleza y contra Dios por querer transformar las cosas para su gusto: el oro.

Me quede pensando en eso, me encanto el post, me encanta el blog y me anoto el nombre del libro.

Abrazo a todas!

Laura dijo...

de acuerdo con la Cando y Millenius, aún hoy sigue habiendo esa caza de brujas y empeorada porque muchas veces son las mujeres quienes van al frente

seguimos por supuesto con el tema enganchado con los posteos anteriores, el machismo y la sumisión por parte de algunas mujeres.

Ya sé que estamos mejor pero aún falta tanto, y creo q muchas de las veces somos la mujeres mismas las que estiramos las cosas.

esto lo digo como consecuencia de lo que comenté el post anterior, donde hablaba de una niña a quien su pareja golpeaba a piaccere y aún así ella jamás hizo ninguna denuncia, más aún, si fuera por ella iría a buscarlo nuevamente. No entiendo nada te juro, es que ya se olvidó de las palizas?

pero bueno volviendo a este tema, habrá que seguir en la lucha para terminar de a poco con estos cazadores...va lento, lentísimo

te dejo beso

Revolviendoelbananal dijo...

Queridísimas CRIS, CANDOROSA, MILENIUS, LORES JANE'S Y LAURA, gracias por sus comentarios, no se siente sola una, aunque no lo crean hace falta muchas veces las voces de nuestras pares para sentirnos acompañadas.
Un abrazo grande y hasta la próxima.

amor y libertad dijo...

la tortura y la bestialidad son algo diabólico por desgracia aún presente en muchas partes del mundo, a veces a manos de los supuestamente civilizados estados unidos, dios nos guarde de ellos

Milenius dijo...

¡¡¡Amén!!!

Revolviendoelbananal dijo...

AMOR Y LIBERTAD, MILENIUS los estados undidos al menos nos damos cuenta y se ha dicho caramba.
Gracias por los comentarios.